miércoles, 26 de abril de 2017

Entrevista a Mario Garrido Espinosa

Gracias a Mario por su tiempo y desearle que todo le vaya fenomenal.

   Entrevista:

1. ¿Cuándo te inicias en el mundo de la escritura?
De pequeño, en edad escolar, ya empecé a escribir cosas… Pero de forma no obligada y ya como afición, como divertimento, debió ser entorno a los 18 ó 20 años. En concreto escribí una novela corta, “el alumno profesor”, que fue más un ejercicio de entrenamiento que algo que mereciera la pena leerse. Pero me sirvió para aprender, para coger cintura, hábito de escritura.
Después ocurrió una cosa que considero que es el detonante que propició que tomara como hobby el escribir. En la biblioteca de mi barrio de Madrid encontré un libro que te desvelaba las técnicas que habían seguido algunos escritores de best sellers para escribir sus obras más emblemáticas: “El Padrino” de Mario Puzo, “Los pilares de la Tierra” de Ken Follet y “Parque Jurásico” de Michael Crichton, entre otros. Aquel libro me abrió los ojos y lo estudie de cabo a rabo… fue entonces cuando se me ocurrió toda la trama de mi novela “el Reino de los Malditos”. Planifiqué toda la historia siguiendo en la medida de lo posible lo aprendido en el libro de los best seller que os he referido. Hice mil cambios en la estructura hasta que me sentí satisfecho; y no me puse límites, aunque no sabía si sería capaz de escribir según qué cosas, como la canción del “Árbol Princesa”, que es un largo cuento infantil de temática oriental que de vez en cuando va desgranándose a lo largo del libro y que sirve de contrapunto a la violencia de la historia principal; pero que está escrito en verso siguiendo en parte las matemáticas reglas de la poesía del siglo de oro: misma estrofa, misma rima, mismo estribillo… sólo me permití una licencia con la métrica.

domingo, 23 de abril de 2017

¿Por qué, el 23 de abril, es el día del libro?

Feliz día internacional del libro!!! Me encanta que exista un día así, un día donde esos pequeños rectangulares, llenos de letras, son los protagonistas.